martes, 17 de diciembre de 2013

Buscando un por qué

 ¿Por qué? se preguntó entonces… ¿por qué se había tomado tantas atenciones con ella? ¿por qué la había seducido con tanto ahínco si realmente no la amaba?… No necesitó pensarlo demasiado, muy pronto encontró la repuesta, así era él, un seductor nato, orgulloso macho alfa que se creía impoluto. Desde el momento que lo conoció, ese fue su proceder, luego la endulzó con palabras bellas, con promesas que sabía que jamás iba a cumplir, la llenó de sueños, la hizo sentir enteramente mujer, para tomar y beber todo de ella, para su propia satisfacción. Se sintió crédula, una niñata ingenua, cándida e inexperta, entonces se dijo: “Cuanta verdad en eso que el hombre es el único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra”. Concluyó que Alex se había aprovechado de su necesidad de sentirse amada, de su vulnerabilidad por sentirse protegida, acompañada. Las lágrimas brotaban de sus ojos con el mismo ímpetu que sus doloridos pensamientos.

4 comentarios: